Catalina de la Cruz lleva siete años colaborando como voluntaria en el proyecto de reparto de alimentos de El Pozo del Tío Raimundo. Ella, al igual que Esperanza, vive en el barrio y confiesa que junto con Esperanza ya atendían a gente mayor que lo necesitaba antes de que llegara la crisis y se creara este proyecto. Ahora en el reparto de alimentos es la encargada de la fruta con otras compañeras.

¿Cuánto tiempo llevas siendo voluntaria?

 

Aquí llevo siete años. Hace muchos años que vivo en este barrio, desde que era chiquitita, y he colaborado siempre en todo lo que he podido. Con Esperanza, que vivimos al lado, siempre hemos atendido a todas las personas que podíamos, como gente mayor a la que hemos ayudado.

 

¿Te gusta ser voluntaria?

 

Me gusta estar aquí, pero más me gustaría no tener que venir por una razón muy sencilla: porque esto se hubiera solucionado ya, y que la gente no necesitara esta ayuda porque ya tuvieran sus puestos de trabajo, porque se pudieran ayudar ellos por sí mismos y no dependieran de esto. Hay mucha gente ahora mismo que no tiene más remedio que venir porque están en una situación bastante precaria.

“Me gusta estar aquí, pero más me gustaría no tener que venir por una razón muy sencilla: porque esto se hubiera solucionado ya”

¿Cuántos años has vivido en El Pozo?

 

Yo llevo aquí desde los cinco años. Me han traído mis padres, luego me casé, aquí tuve a mis hijos y bueno, aquí he hecho una familia.

Siendo vecina del barrio, ¿qué necesidades viste que te motivaron a ayudar a tu comunidad?

 

Yo empecé con Esperanza a ayudar a gente mayor o a personas que a lo mejor necesitaban que las acompañaras, personas que realmente en ese momento necesitaban un “hola, ¿cómo estás?”, cosas de esas, pero luego cuando esto empezó, porque la crisis se hizo tan sumamente grande y la gente pasaba necesidades exageradas, esto se montó, desde aquel entonces estoy aquí.

Soy una persona que tiene una pensión muy bajita así que a mí también me ayudan. Aparte de que ayudo a los demás a mí también me está ayudando, es una situación de toma y da. Aunque no me hiciera falta yo seguiría viniendo. Hay una necesidad muy grande en este barrio. Estoy deseando que llegue el jueves para ayudar.

“Aparte de que ayudo a los demás a mí también me está ayudando, es una situación de toma y da.”

 

Si eres una empresa o un particular y quieres colaborar con este proyecto llámanos al 913 106 962 y te daremos más información. Muchas gracias por tu apoyo.